Tratamientos preventivos

Profilaxis (limpieza dental).

 

La profilaxis dental, también conocida como "limpieza", es el procedimiento odontológico de mayor importancia para la prevención de algunas enfermedades y alteraciones de carácter bucodental. A través de nuestras medidas de prevención y profilaxis, procuramos conservar les encías, los dientes, la mucosa oral. Para ello, desarrollamos conceptos de profilaxis hechos a medida y destinados a niños y a adolescentes.

 

Sellado de fisuras.

 

La caries suele localizarse en los premolares y molares, piezas que durante la infancia se encuentran en pleno proceso de formación, por lo que son menos resistentes a la acción de los ácidos, y que además presentan pequeños surcos y fisuras en su parte superior, donde se acumula fácilmente la placa dental Por ello, para incrementar la resistencia de estos dientes, puede recurrirse a la técnica del sellado de fisuras, que consiste en aplicar una delgada película de resina acrílica sobre la superficie del diente, disminuyendo así su exposición a los ácidos.
Se trata de un procedimiento sencillo, nada molesto y extraordinariamente útil, por lo que se considera una excelente medida preventiva para la caries infantil.

 

Fluorización.

 

El flúor es un elemento químico que, incorporado al esmalte dental, incrementa notablemente la resistencia de este tejido a los ácidos y, por tanto, resulta muy útil para la prevención de la caries. Puede administrarse mediante la fluoración del agua de consumo o aplicarse de manera directa o tópica, en la consulta del odontólogo.

La práctica de hacer enjuagues con líquidos o elíxires fluorados puede hacerse en casa, y es un procedimiento sencillo y eficaz en la prevención de las caries. Se usa en los niños mayores de 6 años, con control del sistema de deglución.
Otra forma de aplicación tópica de flúor es mediante barnices. Estos están indicados en niños más pequeños.
El uso de pastas dentífricas fluoradas constituye una medida preventiva siempre útil para evitar el desarrollo de caries.

 

Aplicación tópica del flúor por el dentista


La aplicación directa de productos con una elevada concentración de flúor sobre la dentadura es una técnica preventiva que sólo puede llevar a cabo el dentista tras proceder a una limpieza dental profunda.
Se trata de un procedimiento sencillo y nada molesto, que resulta muy eficaz si se practica periódicamente hasta los catorce años de edad.

 

1.- El dentista llena una cubeta de plástico especial, adaptada a la forma de la dentadura, con un gel de elevado contenido en flúor.

 

2.- Se introduce la cubeta con gel fluorado en la boca del niño, de modo que cubra toda su dentadura Los geles tienen diversos sabores para que no resulten desagradables al gusto.

 

3.- Se mantiene la cubeta en estrecho contacto con los dientes, uno o dos minutos, aspirando la saliva para evitar su acumulación

 

4.- Finalmente, se extrae la cubeta y se indica al niño que escupa los restos del gel, ya que no debe tragarlo.

 

Los barnices se aplican con un pincel directamente sobre el esmalte.

 

El fluor es altamente recomendable en paciente con alto riesgo de caries.

 

Detección precoz de maloclusiones y malposiciones.

 

Para que una dentadura se considere ideal, debe cumplir diversos requisitos: ha de tener una dimensión proporcionada a la de los maxilares, y las piezas que la componen tienen que encontrarse al mismo nivel, en una posición uniforme, sin entrecruzarse y dispuestas simétricamente en ambas arcadas dentarias, de tal modo que la superior cubra ligeramente la inferior cuando se cierra la boca. Son muchos requisitos, y por ello es difícil ver dentaduras perfectas. En cambio, es bastante común que los dientes estén desviados, exageradamente separados o, por el contrario, superpuestos, apiñados. Estas son formas habituales de malposición.

 

Mantenimiento de espacios

 

El concepto de mantenimiento del espacio nace de la necesidad de preservar el espacio que ha dejado un diente ante su pérdida parcial o total de forma prematura. Para ello, utilizaremos una serie de aparatos diseñados específicamente para realizar esta función, los denominados mantenedores de espacio.

Concertar una cita

Teléfono

981 58 00 50

 

Correo electrónico

info@clinica-facal-odontopediatria.es

 

Dirección

Clinica Facal de Odontologia Infantil

C/ General Pardiñas 31. 2º Derecha

15701 Santiago de Compostela

 

Horario

 

Lunes a Viernes: 16 h. a 21 h.

 

Julio y Agosto: Lunes a Viernes de 9 h.  a 14 h.

Eres nuestro visitante número: